|
Noticia SELECCIÓN FEMENINA - #RUTA2018

82-56 | España aprovecha cada minuto de juego

9/10/2018 La Selección venció también a Grecia en Cáceres y convirtió a Lucas Mondelo en el seleccionador español femenino con más victorias de la historia de España
España logró vencer a Grecia en el último partido antes de que este martes el equipo ponga rumbo a Tenerife y lo hizo acumulando cada vez más minutos de calidad. La victoria se convirtió en histórica también ya que es la número 93 para Lucas Mondelo –en los 104 dirigidos- como seleccionador absoluto femenino, algo que no había alcanzado nadie antes quedándose Chema Buceta en segundo puesto histórico (92 victorias en 180 partidos).

Tras el homenaje, con la insignia de oro y brillantes de la FEB impuesta por Jorge Garbajosa, al árbitro Vicente Bultó que se retira como internacional, a España le iba a tocar jugar con once jugadoras con la baja para el partido por una sobrecarga en la espalda de una de las mejores en el choque ante Argentina, Laura Nicholls. Así Belén Arrojo cogía el puesto de la santanderina y lograba pronto poner por delante a España con un buen 2+1 posterior a dos conexiones entre Palau –una de ellas de campo a campo a una mano espectacular- y Xargay. Comenzaban los cambios.

Como en el partido anterior, Mondelo fue rotando mucho su banquillo. Probaturas y ver a sus jugadoras es lo más importante en cada preparación. Leonor Rodríguez fue la primera en morder con ocho puntos seguidos, incluido un triple, para doblar la puntuación de España (15-07). Quedaban aún dos minutos para terminar el primer cuarto y el seleccionador ya había usado a todas sus jugadoras.

Por momentos se vio a la selección con automatismos muy asimilados, de jugadoras que se conocen muy bien pero también con otras que tampoco llevan tanto tiempo juntas. Cristina Ouviña, por ejemplo, tuvo muy buenos minutos en la primera parte con varias canastas seguidas que pusieron a España con catorce puntos de ventaja (30-16) tras un buen parcial que levantó a las gradas del Multiusos de Cáceres.

Pero era un partido de primer nivel internacional. Las bajas de ambas selecciones equilibraban un partido de equipos potencialmente de medalla europea y sin aún sin estar al 100% se vio un choque de calidad y de quilates. Sin despegarse en el marcador, España controló también la segunda mitad en la que estuvo siempre por delante. Buscando en todo momento jugar en transición, con ataques rápidos; en los momentos que cogía descolocada a Grecia eran en los que más vibraba la grada con el  juego de las de Mondelo. Y fue, con el paso de los minutos, y con el cansancio en las piernas cuando España más apretó en intensidad y más logró separarse en juego y marcador con una gran María Conde y una Cristina Ouviña que terminó en dobles dígitos de asistencias y puntos.